La tentación final

 

Las diferencias

La degustación

Pedimos a quien confecciona el producto que lo pruebe diariamente: así que controlamos cada día la calidad basándonos en la real y personal experiencia de quien realiza el producto.

Para poder apreciar el producto Bonifanti es indispensable probarlo, comérselo. Nuestra actividad primaria de publicidad consiste precisamente en hacer que la gente pruebe nuestros productos.

En el momento exacto en que se prueba un panettone Bonifanti se perciben la ligereza, la sencillez en seguida; cualquiera lo pruebe se da cuenta de que, pese a ser un producto de pastelería, no es dulce en absoluto, no está lleno de azúcares, solo se saborea su blandura, se percibe que los frutos confitados, que son frutos de verdad, se parecen a unos caramelos agregados a un pan blando. Gracias a esta experiencia nace el deseo de comprar un panettone.

El panettone hace siempre de protagonista: en el punto culminante de las fiestas o bien en el desayuno para ensoparlo en el café con leche. Es mucho mejor comprar un solo producto pero de muy buena calidad, que diez de mala.

.